EL FENÓMENO DEL POLLO PEPE

portada libro
www.lospoderesdemama.com

¿Qué tiene el Pollo Pepe que ENCANTA y CHIFLA a todos los niños?

El libro del El Pollo Pepe (de la editorial SM), es un auténtico best-seller, un libro imprescindible que cautiva a los más peques desde el primer momento. Su autor es Nick Denchfield, un escritor inglés (de hecho, los libros en versión original se llaman “Charlie Chicken”) y las ilustraciones  son de Ant Parker.

¿Que secreto tienen estos libros? La verdad, lo desconozco. Lo que os puedo contar es que son unos cuentos súper sencillos (básicos, vaya), que intercalan una página donde empieza una frase con otra página con pop-ups o desplegables, que termina esa frase.

Es un libro que llama poderosamente la atención de los más peques, que invita a que lo manoseen, lo abran y lo cierren, y que interaccionen con el cuento. Son muy cortitos (de apenas cuatro hojas) y al final tienen una sorpresa en forma de hoja desplegable para terminar el cuento.

Está recomendado para niños de 1 a 5 años. Los niños que aún no sepan hablar van a disfrutar un montón con los volúmenes y la estética de las páginas así como los pop-ups del cuento que podrán tocar, abrir y cerrar. Y los niños algo más mayores, que ya sepan hablar, se van a divertir acabando la frase que empiezan a leer en una hoja y que termina en la siguiente hoja con el pop-up o desplegable correspondiente.

Tanto las ilustraciones como el colorido de los libros del Pollo Pepe son enormemente atrayentes para los peques. Además, tienen un componente educativo, les ayudan a aprender vocabulario, y consiguen que quieran leerlos una y otra vez.

Conocí al Pollo Pepe -como siempre- a través de la Guarde donde va mi peque mayor (lo que tiene ser madre primeriza). Me hizo mucha gracia el título del libro la primera vez que lo escuché, pero vamos, no me explicaba por qué un pollo amarillo les gustaba tanto a todos los niños.

Pues bien, estas navidades mi peque pidió a los reyes Magos el cuento del Pollo Pepe, y desde entonces, es nuestro libro de cabecera. En su primer libro, el Pollo Pepe nos cuenta como va creciendo y se va haciendo grande por comer tanto y tan bien: tiene una gran barriga, unas grandes patas y un pico enorme (este último desplegable es el favorito de mis peques). Os dejo algunas fotos:

libro pollo pepe
www.lospoderesdemama.com
libro pollo pepe
www.lospoderesdemama.com
pollo pepe 3
www.lospoderesdemama.com
final del libro
www.lospoderesdemama.com

Mis peques (de 1 año y 3 años respectivamente) están enamorados del Pollo Pepe (en alguna foto se nota que manosean bastante el libro…). Tanto es así, que ya tenemos los tres libros que hay del Pollo Pepe.

Y es que a parte del Libro de “El Pollo Pepe” original, que lo podéis encontrar también en un formato mucho mas grande, titulado “El gran libro del Pollo Pepe”, hay otros dos más: os dejo los enlaces donde podéis encontrarlos (cuestan, aproximadamente, en torno a 12,50€ cada uno): “El Pollo Pepe aprende a volar”, que nos cuenta los pasos que va dando Pollo Pepe para aprender a volar; y “El Pollo Pepe va al colegio”, que nos cuenta el primer día de cole del Pollo Pepe.

GUARDERÍA Sí o No

lápices de colores para colorear
www.pixabay.com

Nos encontramos a menudo con la pregunta de si será bueno o no meter al niño en la guardería y, sobretodo ¿cuándo?.

He leído de todo, y he encontrado opiniones contradictorias: artículos en los que se dice que los pediatras no recomiendan meter a los niños en la guardería antes de los 2 años por temas de salud (ya sabemos que el riesgo mayor de meter al niño en la guardería es que se empieza a coger todo tipo de enfermedades) y otros, en cambio, que lo recomiendan para el desarrollo y la estimulación del niño.

Luego están las preguntas de todo el mundo que te rodea (vecinos/as, familiares, conocidos/as etc.) “¿ya va a la guardería?”, seguidas de opiniones varias en las que, sinceramente, no voy a entrar…

Creo, desde mi humilde opinión, que el hecho de meter a los niños en la guardería o no, es una decisión personal de cada madre y de cada padre teniendo cuenta, además, las circunstancias familiares y profesionales de cada uno, y las necesidades y maduración de cada niño.

¿Cuándo es el mejor momento para meter a mi hijo en la Guardería?

Lo cierto es que, como todo, el cuándo depende de:

(i) Los padres: lo cierto es que la mayoría de padres que meten a la guardería a sus hijos lo hacen porque no les queda otra opción, ambos trabajan fuera de casa y no tienen la suerte de tener abuelos a mano u otras personas que se puedan quedar al cuidado de los niños.

(ii) El niño: Hay niños que por su carácter y/o madurez necesitan ir a la guardería pronto y otros que no. Por otro lado, hay niños totalmente sanos que se pueden “permitir el lujo” de cogerse antes todos los “males” de las guarderías y otros que tienen mas problemas de salud, o niños prematuros, etc., con los que se tiene que tener un poco más de cuidado en edades tempranas.

En mi caso, si bien ambos padres trabajamos fuera de casa, teníamos la suerte de tener ayuda en casa por lo que, en principio, no me planteé meter a mi hijo a la guardería de forma inmediata.

Sin embargo, cuando mi primer niño tenía 1 año y 3 meses, me volví a quedar embarazada y tuve que pasar la mayor parte del embarazo (de riesgo) en reposo. Fue entonces (estando en casa todo el día), cuando me di cuenta que mi hijo necesitaba ir a la guardería, lo pedía a gritos porque se aburría en casa; se pasaba toda la mañana insoportable y lo único que quería era salir a la calle y jugar con niños. Así que tomamos la decisión de meterle en la guardería en el mes de septiembre.

Os puedo decir que no me arrepiento. El próximo mes de septiembre vamos a meter también a la niña (a los dos les hemos metido con año y medio). Empezamos con un horario corto de 9:00h a 13:00h prácticamente todo el año y que ahora hemos alargado dos días a la semana hasta las 17:00h porque le dan clases ingles.

Los primeros días de Guardería y el momento de la separación

niño agarrado a la pierna
www.pixabay.com

Los primeros días de guardería suelen ser un suplicio. Primero, porque el momento “separación” el niño lo suele llevar mal, y segundo, porque en las primeras semanas de guardería el niño se pasa la mayor parte de los días en casa malito.

Os cuento mi experiencia:

En mi caso, (a más de una le sonará esto) las dos primeras semanas de guardería lo pasé muy mal, fatal. Cada vez que iba a llevar a mi hijo a la guardería le dejaba llorando a grito pelado; se me agarraba al cuello desconsolado pidiéndome que no le dejara…y las cuidadoras de la guardería le metían dentro corriendo para no alargar ese momento.

Era horrible, salía de allí todos los días echa polvo de verle tan mal (he llegado a salir llorando incluso yo), y no lo entendía muy bien porque luego salía contento de allí, pero os puedo asegurar que el momento “separación” fue muy duro.

Algunas personas me aconsejaron que le dijera que mamá no le iba a dejar solito en la guardería, que se iba a quedar con él, o cualquier otra mentirijilla de camino a la guardería, pero preferí seguir los consejos de las cuidadoras que me dijeron que lo mejor era prepararle. Todos los días, antes de salir, le decía que íbamos a ir a la guardería y que mamá le iba a dejar un rato allí, porque mamá se tenía que ir a trabajar, pero que luego iba a volver a recogerle. Pobre…menudos disgustos.

Cuando empezábamos a superar ese momento de lloros mi hijo -que tuvimos la enorme suerte de que, hasta la fecha, nunca había cogido ninguna enfermedad importante- cogió una gastroenteritis que casi le deja en el sitio, así que se pasó las siguientes tres semanas entre casa y el Hospital (le ingresaron una noche incluso), se quedó como un suspiro de (y eso que era regordete) y le costó bastante volver a comer como lo hacía antes.

Como os podéis imaginar, fue un comienzo bastante difícil para unos padres inexpertos, en el que nos llegamos a plantear, en varias ocasiones, sacarle de la guardería (menos mal que no lo hicimos).

Sin embargo, cuando se fue recuperando y acostumbrando a ir a la guardería todo se fue normalizando. Mi peque se recuperó del todo (aunque coge muchos resfriados y siempre tiene mocos, eso es inevitable) empezó a comer bien, y estar contento.

Y una vez superados estas primeras semanas, mi hijo empezó a disfrutar como nadie. Va feliz a la guarde, está muy estimulado, habla por los codos, disfruta con otros niños, tiene montón de fiestas de Navidad, Carnaval, Halloween, de Verano, etc., y la verdad es que estamos encantados con la guardería. Me han ayudado mucho también con el tema del pañal y con otros temas porque se implican mucho con los niños. Y este año ya dice los colores, animales, números, etc. en inglés.

Así que, desde mi experiencia, os puedo decir que meter a mi hijo en la guardería fue una buenísima elección, y que, por supuesto, no tengo ninguna duda que a partir del próximo mes de septiembre (que mi hijo ya empezará el cole) meteremos a nuestra hija pequeña en la misma guardería, ahora sí, sabiendo de antemano que los comienzos suelen ser muy duros, pero que vale la pena.

Cosas a tener en cuenta a la hora de escoger una guardería

jardin de infancia con columpios
www.pixabay.com

En mi opinión, lo mas importante a la hora de escoger una guardería es, a parte de venirte cómoda (cerca de casa o del trabajo), que sea de calidad, esto es, con pocos niños por cuidadora, de modo que tengan el trato más personalizado posible.

Esto es más importante de lo que parece. Más de una mamá me ha comentado que ha recogido a su hijo de la guardería lleno de caquita, o descuidado, o con marcas de alguna pelea o alguna caída sin que le hayan dado una explicación.

Por otro lado, he tenido que oír unas cuantas veces aquello de “lo he metido en esta guardería porque tiene unas instalaciones enormes, unos patios, unos campos de fútbol”…Y digo yo, ¿para que quiere un bebé menor de 3 años unas instalaciones grandes o un patio con campo de fútbol?.

En nuestro caso, escogimos una guardería al lado de casa, fue una suerte, porque es una guardería de muchísima calidad. No es muy grande, eso sí, pero tiene muy pocos niños por clase, las cuidadoras se lo curran muchísimo y además ofrece servicios como comidas realizadas en las mismas cocinas de la guardería (lo que es importante a la hora de dar de comer a los niños con distintas alergias, o dar comida de dieta al niño cuando esta enfermo de la tripa, etc.), médico 24 horas, posibilidades de elegir diferentes horarios, etc.

Sabemos todos los días todo lo que ha hecho, comido, etc., a través de una aplicación en el móvil en la que se informa, diariamente y de manera individualizada, sobre cada niño. Les hacen muchísimas fotos (tanto de grupo como individuales de cada niño) realizando distintas actividades en clase: pintando, bailando, disfrazados, comiendo, celebrando los cumpleaños, etc., que cuelgan en Dropbox, y contamos con un chat directo con la cuidadora de nuestro hijo para comentarnos cualquier cosa.

En definitiva, la guardería que elijas te tiene que dar seguridad. Y que mayor seguridad que tener una cuidadora volcada en tu hijo. Creo que eso es una de las cosas mas importantes.