VIGILABEBÉS CON CÁMARA INTEGRADA A PRECIOS LOW COST

niño dormido
www.pixabay.com

Hoy analizamos tres vigilabebés (o intercomunicadores para bebés) con cámara integrada que os recomiendo por su calidad-precio.

Y es que este tipo de dispositivos son generalmente muy caros (no bajan de los 120/150€ y pueden alcanzar los 200€), lo cual hace que, o nos tengamos que gastar un dineral, o que nos tengamos que decantar por los típicos vigilabebés más sencillos únicamente de audio, sin cámara integrada.

Sin embargo, existen en el mercado dispositivos con cámara de seguridad integrada a unos precios imbatibles de los que ahora os hablaré. Los dos primeros los he probado personalmente (uno porque lo compré yo para mi bebé y otro porque lo tiene mi cuñada para el suyo); y el tercero no lo he probado, pero tengo amigas que lo están usando y que están muy contentas con él. Os dejo (en los títulos) los enlaces a todos ellos, por si os interesan.

Por eso tenía muchas ganas de colgar este post, porque, verdaderamente, es una opción perfecta para padres y madres que no quieran -o no puedan- gastarse una fortuna, pero no quieran renunciar a un vigilabebés de este tipo que, claro, son mucho más completos, puesto que el hecho de poder estar en el sillón viendo la televisión, o en cualquier otro lado de la casa, y poder visualizar y oír a tu bebé al mismo tiempo, nos va a dar un plus de tranquilidad. Y ello a parte de otras funciones extra con las que cuentan, como veréis a continuación:

  1. Vigilabebés inalámbrico con cámara integrada de GHB

Es uno de los más vendidos y recomendados por su calidad-precio. Su precio en Amazon, como podréis comprobar es súper económico y los gastos de envío gratis.

Tiene bastante alcance (indica que tiene un alcance de 260 metros sin barreras). Yo lo he probado en mi casa, que tiene aproximadamente 100 metros, con barreras, y me funciona perfectamente. Cuenta con batería interna por lo que no necesitamos pilas, sino que únicamente tendremos que cargar el monitor con el cable cargador que incluye el aparato.

  • La cámara es de 2 pulgadas y tiene que estar siempre conectada a la red para que funcione. Tiene sensor de visión diurna y nocturna por infrarrojos. La imagen es muy nítida, se ve perfectamente a tu bebé tanto de día (a color) como de noche (en blanco y negro).

Una peculiaridad muy práctica de la cámara es que tiene un sensor que mide la temperatura de la habitación para que siempre sepáis que vuestro bebé no está pasando frío.

  • El monitor-receptor es inalámbrico y cuenta con bastante batería. Pesa poquísimo y viene con una patilla para poder colocarlo sobre una superficie y también con un orificio en la parte de arriba para que podáis atar un cordón y llevarlo colgado con vosotros si estáis haciendo cosas.

El monitor tiene varias funciones: nos permite tanto escuchar como hablar a nuestro bebé desde donde estemos para tranquilizarlo hasta que se duerma, podemos activar melodías desde el propio monitor para que le suenen al bebé y ayuden a que se duerma o se relaje, e incluso podemos registrar el vídeo o sonido que esté haciendo el bebé en ese momento.

Una peculiaridad de este dispositivo (a diferencia de los otros dos que os voy a recomendar) es que no usa tecnología wifi, sino que usa comunicación tipo gms como en los teléfonos. Ello permite que no haya peligro de desconexión en caso de que se pierda la red de wifi o que ésta sea baja en alguna estancia de la casa.

La verdad es que lo recomiendo 100%. Vale una cuarta parte que otros dispositivos similares que venden en otras tiendas y la verdad es que cubre perfectamente las necesidades que esperamos.

2. Vigilabebés digital con cámara integrada HD de KYG

Este dispositivo pesa algo más y es un poco más grande que el anterior pero ofrece una calidad-precio similar. En este caso, funciona con wifi inalámbrico.

  • Cuenta con una cámara HD de 2,4 pulgadas, esto es, algo más grande que en el dispositivo anterior, y tiene un alcance de 200 metros. La cámara tiene varios botones con los que se puede ajustar el brillo de la imagen y permite hacer zoom para ver mas de cerca al bebé. También tiene cámara de visión nocturna de gran nitidez y, al igual que el anterior, cuenta con un sensor de temperatura.

La cámara ha de estar conectada siempre a la red.

  • El monitor-receptor es inalámbrico con muy buena batería. Tiene una pestaña por detrás para apoyarlo en cualquier superficie y además viene con una pinza muy práctica para enganchártelo al pantalón y llevarlo contigo por toda la casa. Cuenta también con función bilateral para escuchar y hablar al bebé a distancia o activarle nanas o melodías para relajarle.

Esta pantalla tiene una función denominada “Modo VOX” para ahorrar energía, que permite que no siempre tenga que estar encendida sino que se active solo cuando detecte cualquier ruido, lloro o grito del bebé. Por último, también cuenta con una luz ambiente que puedes activar desde el monitor, pero que se enciende en la cámara, por si el bebé se despierta.

Su precio en Amazon es imbatible, con gastos de envío gratuitos. Como veréis, un precio que nada que ver con el de los dispositivos habituales con cámara a los que solemos estar acostumbrados (que cuestan más de 150 €).

3. Vigilabebés con cámara de seguridad integrada de Kid Kangoo

Este último dispositivo no lo he probado personalmente, pero lo he incluido también aquí porque me han hablado maravillas de él.

Es algo más caro que los otros dos, pero es un precio más que aceptable si lo comparamos con otros dispositivos similares. Al igual que el dispositivo anterior, en este caso también funciona con tecnología wifi inalámbrico.

  • La cámara es de 750P HD, con función zoom y gran alcance de 200 metros. La cámara, además, es giratoria de 350º y de 120º para ver a tu bebé desde cualquier ángulo. Cuenta con sensor de temperatura ambiental y de monitor en color con pantalla de 2,4 pulgadas, y visión nocturna.

Por último añadir que  también tiene una función de luz nocturna.

  • El monitor pesa poquísimo y tiene una pinza para poder llevarlo colgado por la casa, así como una pata trasera para apoyarlo en cualquier superficie.

En este caso, también cuenta con una función de activación y desactivación automática de la pantalla para optimizar una larga duración de la batería. Tiene función bidireccional para escuchar y hablar a distancia a tu bebé así como un modo música con canciones de cuna que se activa desde el monitor para ayudar a dormir y relajar al bebé.

En resumen, como veréis los tres tienen características similares a precios increíbles. Espero que os ayude!

LOS NIÑOS Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS: ¿donde se quedó la imaginación?

niño con un ipad
www.pixabay.com

Veo a menudo a los niños enganchados al móvil, a la tablet, a la televisión y a los videojuegos.

Es cierto que es una comodidad estar en la sala de espera del pediatra (aguantando esas esperas largas y tediosas que todas conocemos) y sacar el móvil para entretener al niño con dibujos, fotos, juegos. No voy a decir que no lo he hecho nunca porque mentiría.

Ahora bien, de ahí a que nuestro hijo lo tome como algo habitual y necesario en su vida (porque crea adicción), hay una gran diferencia.

La primera vez que tomé conciencia de este problema fue con el hijo de unos amigos nuestros. Yo en aquella época no tenía hijos y sabía muy poco de niños, la verdad.

Este niño era un bebé que se pasaba la vida enganchado a una tablet, viendo dibujos y vídeos de youtube. Se pasaba las horas solo y no necesitaba siquiera que un adulto le ayudase a poner otro capítulo u otro vídeo cuando el anterior se acababa porque, con tan solo un año, lo sabía hacer él solito mejor que nadie. Lo anterior, obviamente, hacía las gracias de todos los que le rodeaban que admiraban las dotes tecnológicas innatas del pequeño.

Tanto era así, que necesitaba la tablet para comer (hasta el punto de que si no se la ponían no comía), para antes de merendar, para antes de la ducha, para poder dormir y, en fin, para todo. Y aunque jugaba a ratos con sus juguetes, no se concentraba y no disfrutaba con nada más que con la tablet. Se pasaba el día solo ensimismado en la pantalla, tanto, que le hablabas y ni te oía.

Es más, cuando ibas a casa de estos amigos, la televisión estaba permanentemente encendida, a volumen medio-bajo, emitiendo un canal infantil de dibujos animados de 8h de la mañana a 12h de la noche. Insisto, permanentemente encendida aunque nadie la estuviese viendo en ese momento (y lo se a ciencia cierta, no solo porque mis amigos me lo contaban, sino porque me he quedado a dormir allí varias veces).

Conclusión: este niño tuvo muchos problemas (i) a la hora de hablar: empezó a expresarse muy mal y muy tarde; (ii) a la hora de comer: como dependía de la tablet para comer no aprendió a disfrutar ni de la comida, ni a compartir ese tiempo con las personas sentadas a la mesa, no le gustaba comer y la hora de la comida era un calvario; y, por supuesto, (iii) a la hora de dormir: como estaba acostumbrado a ver dibujos y a quedarse hasta las tantas no había quien le metiese en las cama antes de las 12 de la noche porque el niño no tenía sueño. Sus padres decían que los médicos le habían dicho que era un niño hiperactivo con déficit de atención.

Al final todo esta situación derivó en problemas más graves que se han ido solucionando poco a poco con la ayuda de profesionales. Y poco a poco han conseguido quitarle su obsesión por la tablet y por la televisión.

Sin embargo, me traumatizó tanto la situación (a mi marido también) que tuve claro que si algún día tenía hijos jamás iban a tocar una tablet, el teléfono, o ver la televisión, hasta que tuvieran, al menos, los 3 años. Y os puedo decir hoy que lo he cumplido. A ello se le une que nosotros en casa no somos demasiado “tecnológicos” que digamos así que no nos ha costado mucho.

De hecho, mi hijo mayor (que ahora tiene 3 años) es de los únicos niños  que conozco que no sabe manejar un móvil o una tablet. Claro, al resto del mundo esto le sorprende mucho… Y digo yo: ¿Y qué? ¿Acaso existían las tablets o los móviles (o smartphones) cuando nosotros teníamos esa edad o hemos tenido que hacer un máster para manejarlos?

La verdad es que tengo que decir a mi favor que a mi hijo tampoco le interesa mucho la tecnología ni el móvil ni las tablets. Y antes de los 2 años y medio le aburría ver dibujos. Ahora si que le pongo dibujos (del tipo la patrulla canina y Mickey Mouse que le encantan) de vez en cuando, un ratito (no mas de una hora), y no me pide más, creo que no aguanta mucho rato.

Quizá es porque no está acostumbrado, quizá es porque es muy inquieto o quizá es porque no ve a sus padres todo el día enganchados a la tablet o a la televisión, la verdad, no lo se. Pero a mi me gusta más que emplee ese tiempo jugando con sus coches y sus juguetes, pintando, mirando cuentos etc. Ya tendrá tiempo de utilizar las tablet y los móviles cuando sea más mayor.

Con la peque (que tiene 1 año) nos está pasando lo mismo, creo que es muy pequeña para seguir los dibujos o, al menos ella, después de la canción de inicio, no los sigue. Prefiere estar trasteando por ahí con cualquier juguete o con cualquier cosa que coge por la casa.

He leído mucho sobre el tema y los expertos coinciden en que la exposición de los bebes y niños menores de 6 años a las tablets, smartphones y a demasiada televisión traen consecuencias negativas tales como: adicción, desarrollo más lento del niño, falta de atención y de concentración, actitud impulsiva y menor capacidad de autocontrol (rabietas), falta de sueño, obesidad y hasta depresión.

En definitiva, es cierto que de vivir pegados a una tablet o a una televisión a no utilizarlos nunca hay un trecho, pero yo, que he vivido de cerca un caso real y problemático precisamente por este tema, os puedo decir que tanta tecnología no puede ser buena en edades tan tempranas. Creo que un bebé y un niño tiene que imaginar, descubrir cosas nuevas, relacionarse con otros niños y jugar, jugar mucho.

Cada uno lo hacemos lo mejor que podemos pero si se lo damos todo hecho…