Magdalenas caseras (estas si salen)

resultado de la receta de magdalenas
www.lospoderesdemama.com

Hacía mucho que quería escribir este post para las que os guste cocinar en casa. Yo no soy demasiado buena cocinera, pero esta receta de magdalenas caseras que hago son súper fáciles, salen buenísimas, son sanas, y a los niños les encantan. Son perfectas para desayunos y meriendas.

La receta da para unas 15/16 magdalenas aproximadamente. El resultado final es el de la foto de arriba.

Ingredientes:

  • 3 huevos.
  • 200g de harina.
  • 125g de azúcar.
  • 50ml de leche (mejor entera pero si tenéis semidesnatada también vale).
  • 100ml de aceite de oliva (es mejor si tenéis uno suave en vez de virgen extra por el sabor, pero vale cualquiera).
  • 1 sobre de levadura (Royal).
  • 1 pizca de sal.
  • Ralladura de una naranja.
  • Media cucharadita de esencia de vainilla (opcional).
  • Moldes de papel rizado de magdalenas + bandeja para magdalenas o moldes de silicona para magdalenas.

Vamos a empezar mezclando, uno por uno y como ahora os diré , todos los ingredientes, dejando para el final la harina y levadura previamente tamizadas (yo las añado con un colador).

Preparación:

En un bol vamos a batir los huevos hasta que queden esponjosos. Añadimos el azúcar y seguimos batiendo.

Después vamos a añadir el aceite y vamos a seguir batiendo.

Seguimos el mismo proceso con la leche, la ralladura de naranja y la pizca de sal.

Al final, si queremos, podemos añadir media cucharadita de café de esencia de vainilla, que le da un toque de sabor buenísimo a las magdalenas (el bote de esencia de vainilla lo podéis encontrar en cualquier supermercado, normalmente junto con la levadura y demás cosas para pastelería). Pero esto último es opcional ya que sin la vainilla quedan igualmente buenísimas.

Por último, añadimos la harina y la levadura tamizadas y las incorporamos a la mezcla con una espátula o con la misma barilla que hemos utilizado para batir.

Metemos el bol con toda la mezcla en la nevera unos 10/15 minutos y precalentamos el horno a 200º C.

Mientras tanto, podemos ir preparando la bandeja de las magdalenas e ir colocando los papeles rizados en ella (para que no se os peguen las magdalenas al molde). O, en caso de que tengáis moldes de silicona, los podéis ir colocando en la bandeja de horno. Yo tengo una bandeja de moldes como la de la foto, en la que coloco los papeles rizados, y otra más pequeña que meto a la vez en el horno, porque normalmente me salen 15/16 magdalenas.

bandeja moldes
www.lospoderesdemama.com

OJO! No recomiendo poner directamente la mezcla en los papeles rizados para las magdalenas sin una bandeja de moldes debajo. Y eso ¿porqué? porque no os van a subir hacia arriba sino que se os van a deformar  a los lados y las magdalenas no salen con su típica forma, con “copete”.

Tras estos 10/15 minutos, sacamos la mezcla de la nevera, le damos una última batida, metemos la mezcla en una jarrita, y vamos rellenando los moldes. Tened en cuenta que el relleno tiene que llegar solo hasta la mitad del molde para que no se salga cuando suba. Y otra cosa, si se os cae un poco de mezcla fuera de los moldes de papel, limpiar bien esas manchas antes de meter la bandeja al horno porque si no se os van a quemar y va a oler un poco a quemado.

Una vez que tenemos todos los moldes rellenos con la mezcla, echamos una pizca de azúcar por encima de cada magdalena y metemos la bandeja al horno.

El tiempo de cocción es de 15/20 minutos (depende un poco del horno) a 180ºC. OJO! Es muy importante no abrir el horno antes de este tiempo porque si no, se os van a bajar las magdalenas y no os van a salir bien.

Una vez que ha pasado este tiempo (15/20 minutos), pinchamos una magdalena con un tenedor y si nos sale limpio es que están hechas!. Sacamos la/s bandejas, y las dejamos enfriar.

Una vez que estén frías, os recomiendo que las metáis en un tupperware o caja de plástico para que la parte de arriba (azúcar) no se endurezca y estén blanditas y esponjosas.

magdalena
www.lospoderesdemama.com

Y este es el resultado! Lo mejor, su sabor. Por supuesto, para los más atrevidos, podéis variar la receta a vuestro gusto y añadir a la mezcla algo de fruta, pasas, frutos secos (pocos para que suba la mezcla) o pepitas de chocolate. Espero que os gusten, tanto a vosotros como a vuestros peques!

 

Deja un comentario