QUITAR EL PAÑAL (I)

bebe en orinal
pixabay

Algunas habréis pasado esta fase con horror y otras en cambio de forma mucho mas fácil, pero el caso es que quitar el pañal a nuestros hijos o hijas supone un quebradero de cabeza.

Hay muchos consejos y pautas de médicos, y psicólogos para seguir en este proceso. La edad en la que se suele quitar el pañal es alrededor de los dos años y medio aproximadamente –o eso dicen- pero lo cierto es que desde mi experiencia puedo decir que depende del niño más que de la edad. Habrá niños que se lo pueden quitar antes de los dos años y otros tengan que esperar a cumplir los tres años.

Lo importante es que no se lo quitemos antes de tiempo o a última hora con la presión de que tiene que empezar el colegio, porque a veces este proceso requiere su tiempo y nos podemos volver locos.

Una de las primeras cosas que leí y que me llamó mucho la atención, es que para quitar el pañal, no sólo tiene que estar preparado el niño sino también nosotros, los padres: doy fe.

Es conveniente saber lo que supone este proceso y tener todo el kit preparado –orinal, cambio de ropa, ropa interior de aprendizaje, tiempo libre para estar en casa, mucha ropa de cambio para los primeros escapes, toallas u otro material absorbente para cuando se siente en los sillones, sillas, o incluso en el coche, etc.!!- es muy importante. Y es que el proceso de quitar el pañal requiere mucha comprensión y mucha PACIENCIA, PACIENCIA, Y PACIENCIA, sobretodo los primeros días o semanas.

En mi caso, he hecho siempre caso omiso de los comentarios de la “gente” del tipo a “es demasiado mayor, ya debería ir sin pañal”, “pues al niño de mi amiga le quitaron el pañal mucho antes”, etc. (algunas ya sabréis a qué me refiero). Y hemos quitado el pañal a nuestro peque mayor con dos años y 9 meses. Puede parecer muy tarde pero, como he dicho antes, este proceso depende más que de la edad, de la maduración del niño y también de las circunstancias que viva. En nuestro caso, como es de enero, no hemos tenido prisa porque le queda tiempo de sobra hasta que empiece el cole en septiembre y además, desde la llegada de mi otra peque, ha sido todo más difícil por el tema de los celos, del que ya os hablé en el post de “BIMATERNIDAD: pasar de uno a dos niños”.

Kit necesario para el proceso de quitar el pañal:

1) Orinal:

Los tipos de orinales son muy variados, los mas habituales son los siguientes:

1) Los orinales “típicos” de inicio:

Son muy prácticos para empezar, -siempre que el niño no sea muy grande- porque se va a sentir más cómodo y seguro y, además, lo podéis poner en vuestro baño para ir juntos y que te vea a ti también. Otra ventaja es que el niño, con el tiempo, va a poder ir solito al orinal;

Los hay desde los más sencillos de toda la vida hasta orinales con sonidos y con sus personajes favoritos. Mis favoritos son estos:

  • Orinal anatómico de Chicco: Una solución sencilla para aquellos que no quieran gastarse demasiado dinero en un orinal. Es baratísimo. Muy buena calidad-precio. Los hay de varios colores (verde, azul, rosa). Está indicado a partir de los 18 meses. Este orinal es el que tengo yo y la verdad es que estoy muy contenta, su tamaño es ideal, ya que mi peque es bastante grande y en otros orinales le veía un poco justo.
  • Orinal Mickey Disney Okt: Se trata de un orinal anatómico con la base de goma antideslizante para que asegura la estabilidad. Tiene dibujos de Mickey Mouse que lo hacen más atractivo para los pequeños. Está muy bien de precio. Algo más pequeño que el otro orinal pero esta muy bien para empezar.
  • Orinal Pourty 30101: Este orinal se caracteriza porque tienen un canal donde verter los desechos al WC de forma más cómoda y limpia. Tiene un buen tamaño de modo que evita que se salga el pipí por los lados. Magnífica relación calidad precio. Su precio es similar al anterior. Este es azul pero lo hay también en rosa en este enlace: Orinal Pourty rosa. En rosa actualmente cuesta algo menos (no se por qué).
  • Disney Baby Minnie orinal con sonidos: Este orinal es muy completo porque es también taburete para sentarse, o para subirse encima para lavarse las manitas, tiene música, y además se convierte también en adaptador para el WC. Por eso, aunque sea un poco más caro compensa. Recomiendo precisamente éste, y no otros de este tipo, porque tiene una buena base que evita que se vuelque con el peso del niño (otros  de este tipo no soportan bien el peso del niño y se vuelcan). El asiento es acolchado y tiene un manillar con sonidos musicales. Si tenéis un niño, este orinal también existe en rojo con Mickey Mouse. Aquí os dejo el enlace: Disney Baby Mickey orinal con sonidos.

2) Los adaptadores o reductores de WC, para poner directamente en el inodoro:

Están pensados para niños más grandes o para más adelante, porque en este caso los niños no pueden sentarse solitos hay que ayudarles a subir y, además, es aconsejable ponerles un apoyo en los pies o  un taburete para que no se le queden colgando y estén más cómodos. Os dejo mis favoritos:

  • Orinal Adaptador Tippitoes azul: Este adaptador es un paso adelante en los adaptadores de WC (por algo es uno de los más vendidos) pues tiene unos bordes de caucho que se aferran perfectamente al inodoro quedándose fijo, no se mueve nada, por lo que es mucho más cómodo para los pequeños y menos peligroso cuando suben o bajan. Muy agradable al tacto. Es, sin duda, mi favorito. Su precio muy económico. (Existe también en rosa en este enlace: Orinal Adaptador Tippitoes rosa).
  • Orinal Adaptador OKT Disney: Es un adaptador más económico aún que el anterior, que tiene unos agarres de goma en la base para que se mueva lo menos posible. Muy buena relación calidad-precio. Se adapta a todo tipo de WC. Muy atractivo para los niños porque está decorado con motivos de Disney. Como veréis en el enlace, los hay de varios colores y motivos Disney (Minnie Mouse, Winnie de Pooh, Mickey Mouse, Frozen).
  • Orinal Adaptador acolchado azul: como su propio nombre indica este adaptador se diferencia de los demás en que es acolchado lo que da un plus de comodidad al pequeño. También se caracteriza porque tiene unas asas laterales para que el niño se agarre. Es de 1 a 3 años. Y lo hay también en color rosa-lila (Orinal Adaptador acolchado lila).

Como os he comentado antes, lo suyo es que cuando compréis este adaptador, os hagáis también con un taburete para que vuestro peque pueda subirse al inodoro, para que apoye los pies y para que llegue a lavarse las manitas. Yo tengo el de IKEA, por poco más de 6 €. Os dejo también el enlace de otro Taburete OKT Disney que viene a juego con el adaptador OKT Disney en varios colores por poco más de 11 €.

3) Los orinales portátiles:

Sí, “portátiles”, habéis oído bien (éstos los descubrí hace muy poco por una mamá que me encontré un día con su peque en un baño público). Se trata de un orinal pequeño, con las patas plegables que incorpora en su interior unas bolsas desechables, y así poder ir al baño en cualquier sitio. Es genial y bastante socorrido si tenemos en cuenta que en cualquier baño/inodoro que no sea el de casa, no hay orinal/adaptador por lo que si sientas a tu hijo encima se “hunde” como me dice mi peque. Además, ni que decir tiene que en los baños públicos no apetece demasiado sentar a nadie encima. Por otro lado, es muy útil cuando estamos con el peque en el parque o en sitios en los que no hay baño cerca. Os dejo el enlace donde podéis encontrar mi favorito y el que tengo yo:

  • Orinal Portátil Nikidom: Es un dos en uno. Sirve como orinal portátil desplegando sus patitas y poniendo una bolsa desechable o como adaptador de WC para baños públicos. Es perfecto y muy cómodo. No abulta demasiado. Ideal para salir y/o viajar.

2) Ropa interior de aprendizaje:

Lo siguiente que tenemos que comprar para completar este Kit es la ropa interior de aprendizaje, es decir, “pañales tipo braguita” que los peques se pueden subir y bajar solitos. Al principio (depende del niño) quizá se los tenemos que poner todo el día, o solo en el momento de irse a dormir. Cuando se mojan no hace falta quitarlos por los pies sino que se rompen por los lados fácilmente para evitar tener que desvestir a tu peque. Los hay de varias tallas dependiendo de la edad y peso del peque.

Os puedo recomendar muchas marcas, la más conocida es Huggies. A mí, los que más me gustan son los Mercadona: muy buena calidad precio.

3) Ropa interior para niños:

pañal colores
pixabay

Además de los pañales de aprendizaje a los que he hecho referencia en el apartado anterior, que se utilizan, fundamentalmente, para la siesta o para la noche, tendremos que comprar ropa interior a nuestros peques (braguitas o calzoncillos, según el caso) para que usen durante el día.

A los peques les encanta porque se sienten mayores. Y además viene muy bien ponérselos desde el principio para que sean conscientes de que no llevan pañal. Eso sí, comprad bastantes porque, al menos en los primeros días, les tendréis que cambiar bastante por alguna que otra “escapada”.

Mi recomendación es que al principio compréis ropita atractiva para los niños, es decir, de colores que les gusten o de sus personajes favoritos. Así se van a animar a llevarlos y a aprender a hacer pipí en el orinal. Os dejo el enlace de mis favoritos (y los de mis peques, claro):

Para niños:

  • Calzoncillos de la Patrulla Canina (Pack de 3): Por un precio de risa puedes comprar este pack de tres calzoncillos de 100% algodón. Son de distintos colores y dibujos de la Patrulla Canina. Yo llevo ya unos cuantos pack comprados de estos calzoncillos, a mi peque le encantan. Os recomiendo que compréis una talla más porque no dan mucha talla.
  • Calzoncillos Disney (Pack de 3): Este pack de 3 calzoncillos se puede elegir de diferentes tallas (de 2 a 8 años) y diferentes dibujos: Mickey Mouse, Cars, Spiderman, Tortugas Ninja, Star Wars). A un precio similar que el pack anterior. A vuestros peques les va a encantar.

Para niñas:

Este es el Kit básico para tener en cuenta a la hora de quitar el pañal, podéis haceros también con empapadores en la farmacia para poner en la silla del coche (si tenéis que viajar), o en el sillón donde se siente el peque, para evitar que los moje con alguna que otra escapada en los primeros días. Pero esto es ya para casos que -como el mío- han costado más tiempo.

Continuaré en el próximo post!

Deja un comentario