QUITAR EL PAÑAL (II)

 

niño en la playa
Pixabay

Hace un par de días empecé este post sobre Quitar el Pañal (I), pero me dejé alguna cosa en el tintero. En esta segunda parte de Quitar el Pañal os hablaré de los trucos para hacer más agradable este proceso a los peques, y también os recomendaré los cuentos educativos favoritos para ayudar a quitar el Pañal que a mis peques les encantan.

1) Trucos para hacer más fácil el proceso de quitar el pañal:

Estoy segura que cada una tendrá sus propios trucos, porque como siempre digo, cada niño es un mundo. Desde mi experiencia, y teniendo en cuenta que mi hijo era un poco “vaguete” para ir al baño, las cosas que me han funcionado son las siguientes:

Crea un clima agradable y atractivo en el baño.

Para ello, tal y como os recomendé en el anterior post Quitar el Pañal (I), comencé comprando un orinal de su color favorito (azul) y pegué una pegatina con un dibujo que se que le gusta.

También compré un adaptador de WC que utilizo con un taburete de IKEA que compré hace tiempo, y que ya utilizábamos para que mi peque llegase a lavarse las manos y los dientes.

Después, me hice con unos cuentos sobre ir al baño solo, de los que os hablaré a continuación, y los pusimos encima del mueble del baño para que cada vez que fuese mi peque al baño leyéramos un cuento juntos.

A parte de esto, le compré ropa interior de sus dibujos favoritos (Patrulla Canina, Mickey Mouse, etc.).

No esperes a que el peque te pida ir al baño:

En la mayoría de los casos, sobretodo al principio, el peque no pide ir baño. Bien porque aún no lo ha aprendido (tardan un poco en ello), bien porque está entretenido jugando y no le apetece dejar de jugar para ir al baño. Si esperas a que te pida ir al baño, seguramente acabe haciéndose pipí o caca encima.

Para evitarlo, tenemos que insistir cada cierto tiempo (en mi caso lo hago cada hora) en que vaya al baño. A mi peque a veces le cuesta mucho y no quiere, o dice que no tiene ganas, pero le suelo convencer con algún cuento o juguete y acaba haciendo pipí en el orinal (y yo pensando: “menos mal que decía que no tenía ganas…“).

Cuando estamos en la calle, ocurre lo mismo. Al principio los peques no están acostumbrados a ir al baño y no suelen pedir pipí (en el caso de mi peque, le parecía mucho más cómodo hacérselo encima). Por ello, tenemos que acordarnos de llevarles al baño cada cierto tiempo aunque no nos lo pidan.

En los casos en los que se le “escape” el pipí, según los expertos, no es bueno regañarle. Aunque, eso sí, cuando esto le ocurre a mi peque, yo le insisto en que la próxima vez el pipí hay que hacerlo en el orinal. En los primeros días y semanas hay que contar con que se le va a escapar algunas veces. Conozco casos de alguna madre que me ha dicho que una vez le quitó el pañal a su hijo/a (principalmente niñas) ya no volvieron a hacerse pipí encima. Pero no es lo normal.

Inventa un ritual divertido cada vez que vayáis al baño:

He leído mil cosas sobre esto. En mi caso, me han sido súper prácticos los cuentos sobre quitar el pañal. A mi peque le encantan, y tiene el aliciente de que, cada vez que va al orinal, puede coger un cuento, o lo leemos los dos juntos.

Hay expertos que recomiendan también llevar al baño algún juguete, o un muñeco que haga pipí como él.

Cuando consigue hacer pipí en el orinal, los dos gritamos bien!! Y aplaudimos. Se pone muy contento. Después le dejo que lo mire (porque es muy curioso), y que él solito se limpie (y yo le vuelvo a limpiar como Dios manda después), que tire de la cadena (le encanta) y nos lavamos las manos con agua y con jabón (de fresa!).

Después de vestirlo le recuerdo lo chulo que es su calzoncillo de dibujos, y le doy un abrazote.

Deja que te acompañe al baño:

Deja que te acompañe al baño cuando tu peque quiera o sienta curiosidad. Así verá que hacer pipí o caca en el orinal es lo natural. Y que vea que haces la misma rutina que haces con él (limpiarse, tirar de la cadena y lavarse las manos).

Hace tiempo que olvidé lo que era ir al baño sola y tranquila (sobre todo los fines de semana) pero si es por una buena causa…

2) Los mejores cuentos educativos para dejar el pañal:

Como vengo diciendo, en mi caso, los cuentos educativos sobre quitar el pañal han sido infalibles con mi peque Le encantan y, aunque son repetitivos, ayudan a los niños a tener conciencia de que ya no llevan pañal, y a entender mucho mejor (y a su manera) este proceso.

Cuentos de esta temática hay muchos y muy variados, os dejo nuestros favoritos y los que yo he utilizado (y sigo utilizando):

  • “Todo el Mundo Va”, de Emile Jadoul. Este cuento lo conocimos a través de la guarde a la que va mi peque mayor porque se lo contaron allí y vino encantado. Luego, en la misma guarde, hicieron con los niños una representación del libro, con la canción que lo acompaña, que fuimos a ver los papás. Es un libro básico “para principiantes”, esto es, el primer libro del peque, en el que se les explica que “todo el mundo va”, es decir, la naturalidad del control de esfínteres. Lo podéis encontrar como libro físico de tapa dura con ilustraciones a un precio súper económico, y complementarlo con el video de Youtube de la propia autora (os dejo el enlace: Video de “Todo el mundo va” ).
  • “Puedo mirar tu pañal”, de Guido van Genechten. Trata de un ratón muy curioso que va mirando los pañales de sus amigos. Sus amigos, claro está, también quieren mirar el pañal del Ratón y se llevan una gran sorpresa. Es un libro de solapas desplegables. Este libro también lo conocimos a través de la Guarde ya que un día mi peque trajo a casa una manualidad que habían hecho en forma de pañal con una caca pintada encima… Del mismo autor os recomiendo “El libro de los culitos”.

A parte de los cuentos anteriores, que quizá sean de los más conocidos, mis libros “estrella” han sido los dos siguientes:

  • “Voy solo al baño”, de Editorial Planeta. Un libro de iniciación o primer cuento, de hojas duras, que trata de como Pablo le enseña a sus juguetes el ritual de ir solito al baño. Sus juguetes le animan y lo celebran al final. Lo descubrí por casualidad y os puedo asegurar que no sólo le gusta a mi peque mayor, sino que mi peque pequeña, con tan solo 12 meses, ya baila la canción final. Es un libro con botones que los niños pueden apretar y  que tienen distintos sonidos -muy reales-. Ya veréis, es muy divertido. Lo hay en versión niña “Voy sola al baño”, que es exactamente igual, pero contado por una niña que se llama Lucía.
  • “Edu ya no quiere llevar pañales”, de Linne Bie. Es un libro mucho menos básico que el anterior. Para niños quizá un poquito más mayores (a partir de los dos años) que es genial. Mi peque me pide que se lo cuente todas las noches y se lo sabe de memoria. Lo sabe contar hasta él. Os lo recomiendo, de verdad.

Espero que os haya ayudado. Mucha suerte a todos los padres y -permitidme- sobretodo, a todas las madres, que estén pasando por esta fase de dejar el pañal. Muchos besos!!

Deja un comentario