Mis 6 imprescindibles del verano para niños

Ahora que aprieta el calor (más bien, asfixia), que están abiertas las piscinas, y que estamos en pleno verano, os voy a contar mis 6 productos imprescindibles para ir, tanto a la piscina, como a la playa, en verano con mis peques (he dicho “imprescindibles” claro, porque mi bolsa de piscina y/o playa siempre parece la de Mary Poppins):

1) Manguitos:

Aunque siempre he tenido manguitos inflables de los de toda la vida -que, por cierto, odio inflar- con dibujos animados del tipo Patrulla Canina, o Mickey Mouse, parece ser que este año ese tipo de manguitos ya han pasado a la historia.

Los manguitos estrella de este verano son los manguitos o discos de espuma para aprender a nadar gradualmente.

manguitos de espumaEstos discos son de espuma de polietileno (como una especie de corcho) de varios colores, por lo que no se inflan (y, por tanto tienes la seguridad de que tampoco se van a desinflar), y son muy fáciles de poner y de quitar.

Vienen tres o cuatro (dependiendo de la marca) para cada brazo de tal manera que permiten ajustar la flotabilidad deseada. Por ello, a medida que el niño vaya creciendo y aprendiendo a nadar, y vaya cogiendo confianza, se pueden ir retirando discos de cada brazo. Soportan hasta 60 Kg de peso.

Os dejo aquí dos enlaces, el primero, de los discos que tengo yo, y el segundo, de unos discos de otra marca que están ahora mismo en oferta en Amazon, ambos, con los gastos de envío gratis:

Son realmente geniales y duraderos. Los bajó una niña un día a la piscina de casa y fueron todo un exitazo.

2) Toalla Poncho

Perfectas y muy cómodas para poner y quitar a los niños y mantenerles calentitos después del baño. Antes usaba unos albornoces para niños pero las toallas poncho son muchísimo más prácticas, secan igual y abultan y pesan mucho menos. Tienen capucha y algunos diseños son muy divertidos.

Las hay de infinidad de colores y dibujos y también de diferentes materiales (algodón, poliéster, microfibra, etc.). Lo importante es que escojáis una que sea de buen material para que seque bien. Nosotros las preferimos de 100% algodón, aunque para la playa están muy bien los de microfibra que se secan antes. Os dejo los enlaces de toallas poncho de ambos materiales:

3) Crema protectora de sol 50

crema de sol
www.pixabay.com

Es muy importante proteger la piel de los mas pequeños de los rayos UVA/UVB con una crema de factor de protección 50.

Yo soy fiel a las cremas de protección solar de farmacia, siempre de factor 50, más que nada porque mi peque mayor tiene piel atópica.

Se la doy a mis peques en casa siempre antes de salir de casa por todo el cuerpo y la cara antes de vestirles porque suele ser más untuosa y más rollo de dar.

Os dejo mis favoritas:

  • La Roche-Posay Anthelios leche solar niños SPF50+ 250ml. Para mi, sin duda, la mejor. Este año han sacado además una con efecto gel que se unta fenomenal y se puede aplicar incluso en la piel mojada.

  • Protextrem® SPF50+ Suncare Atopic Kids loción super nutritiva 150ml. Esta crema es especial para pieles atópicas.

Estas cremas de farmacia, comoya he dicho se las doy a mis peques en casa antes de salir. Pero como son niños, y, como sabéis, están todo el rato entrando y saliendo del agua, me llevo siempre otra crema solar en formato spray, también con factor de protección 50, que es mucho mas fácil de dar a los niños, incluso con la piel mojada, y se absorbe fenomenal, de manera que siempre vayan bien protegidos por el sol (tengo que reconocer que soy un poco histérica con el sol).

  • Mi crema en spray para niños favorita es de Lidl, de la marca Cien. Super buena y muy económica. Ya os digo, la uso para proteger a mis peques del sol después de cada baño en la piscina o en la playa.

4) Gorro para el sol

niña gorrito
www.pixabay.com

Yo soy incapaz de estar bajo el sol sin un gorro, así que hago lo mismo con mis peques. Un gorro que no les de calor y que les proteja de los rayos del sol es básico, sobretodo para los más bebés.

Para niña es muy fácil encontrar en las tiendas o grandes almacenes un gorro bueno, bonito, barato. Eso si, os recomiendo, sobretodo para los más peques, que los compréis con cintas para abrochárselo al cuello, porque si no es fácil que se lo quiten o que el gorro salga volando.

Para niños, a no ser que os gusten las gorras, es mas difícil encontrar gorros. A mi me gustan clásicos de los de toda la vida (como los de la foto). Pero también los hay de materiales especiales para proteger de los rayos UV e incluso con orejeras que no son tan “estéticos” pero que son los mejores.

Os dejo el enlace de unos gorros de corte clásico muy asequibles, que además son de material especial para proteger de los rayos UV (factor 50) y que los hay de varios colores (tanto para niño como para niña) y de varias tallas (de 0 a 12 años): gorro de sol para niños.

También os dejo un enlace de un gorro que, ademas de estar hecho con un material especial que protege de los rayos UV tiene protección de cuello y orejas. Estos también ofrecen la posibilidad de comprarlos en varios colores y en distintas tallas de 2 a 8 años: Happy Cherry sombrero infantil playa.

5) Camiseta de baño con protección UPF 50

niño jugando en la orilla
www.pixabay.com

Ya sea porque vuestro peque es muy bebé y el agua de la piscina/playa está muy fría, o porque, siendo más mayor, queréis que vayan con una protección extra, tanto para la temperatura del agua, como para los rayos del sol, las camisetas de baño son una solución perfecta.

Yo las uso principalmente para la playa, que vamos al atlántico y el agua está muy fría. La verdad es que la primera vez que las vi me parecieron un poco “antiestéticas” y quizá un poco incómodas para los peques, pero me regalaron una, y cuando la probé me di cuenta que eran super prácticas.

Os dejo los enlaces de las más vendidas en Amazon:

6) Cuchara dispensadora para bebés

Puede parecer una tontería pero para los que vayáis a la playa o piscina con bebés me lo vais a agradecer. Esta cuchara dispensadora permite ir metiendo la comida dentro y apretar cada vez que el bebé tome una cucharada.

Permite dar de comer al bebe con una sola mano, lo que es súper cómodo cuando nos encontramos en la playa y en la piscina en la que no vamos a tener trona ni manos suficientes para que el momento comida no sea un desastre: una mano sujetando el potito, la otra mano sujetando la cuchara, la servilleta volando por el viento de la playa, el bebé metiendo la mano en la arena jajaja etc.

Ya os digo, todo un descubrimiento que vale la pena totalmente. Es muy económica y permite lavarla en el lavavajillas. Aquí os dejo el enlace: cuchara dispensadora de bebé.

LA MATRONATACIÓN

Hoy os voy a hablar de la matronatación, que tan de moda se ha puesto estos últimos años, y os voy a contar mi experiencia.

www.pixabay.com

Los beneficios de la matronatación

La matronatación no debe entenderse como una actividad encaminada a enseñar a nadar a los bebés, pues éstos son demasiado pequeños para ello, sino más bien como una actividad de disfrute entre la mamá (o papá) y el bebé que va a reforzar, además, el vínculo entre ellos.

Los beneficios de la matronatación, según los expertos, son múltiples: el desarrollo psicomotor y muscular, el fortalecimiento del corazón y los pulmones, el fortalecimiento del vínculo afectivo entre el bebé y los papás, y la socialización a través del contacto con otras mamás y papás y con otros bebés. Además, no deja de ser una actividad deportiva por lo que les va a ayudar mucho a relajarse y, muy importante, a dormir mucho mejor.

¿Cuando podemos empezar a llevar a nuestro bebé a matronatación?

Los pediatras recomiendan no empezar con la matronatación hasta que el bebé alcance los cuatro o cinco meses porque antes de esa edad el sistema inmune del bebe no está aún preparado. No obstante, como siempre, el momento de inicio dependerá de las circunstancias de cada bebé: habrá niños más preparados y otros niños (como los prematuros, por ejemplo) que deberán esperar un poco más.

Yo empecé a llevar a mi hijo a matronatación a los seis meses. Me parecía muy interesante probar la experiencia, que el niño tuviera contacto con el agua y le perdiera el miedo cuanto antes. Además, en esa época, vivíamos en las Islas Canarias por lo que el tiempo acompañaba bastante.

Y la verdad es que fue todo un éxito, no se quien disfrutaba más, si mi hijo o yo. El primer día que fuimos me miraba con una cara de emoción que no se lo podía creer. Se lo pasó bomba (nos lo pasamos bomba) haciendo conmigo todos los ejercicios que nos iba diciendo el monitor.

Como os habrá pasado a algunas mamás y papás, hay niños que lloran los primeros días, pero hay que tener paciencia, ir muy despacito, hablarles mucho o incluso cantarles, pasearles por el agua y llevarles muy pegaditos al cuerpo para que se sientan más seguros, ya veréis como pronto empezarán a disfrutar mucho de esta actividad tan beneficiosa.

Ahora mi hijo mayor tiene 3 años y sigue yendo a la piscina, aunque ya no a matronatación sino con un monitor y tres niños más (que pena lo rápido que crecen), y la verdad es que va encantado. Se lo pasa fenomenal y duerme mejor aún.

 ¿Qué necesitamos llevar a la clase de matronatación?

1.- Pañales especiales para el agua (en los principales supermercados).

2.- Bañador para poner encima del pañal. Hay padres que les ponen trajes de neopreno para que los niños vayan mas calentitos.

3.- Gorrito de piscina (depende de la piscina pero en casi todas las que lo exigen se puede comprar allí).

4.- Si el bebé ya anda, unos zapatos tipo chancla para que no resbale o mejor aún, os recomiendo unos calcetines especiales para piscina (no resbalan y se pueden bañar con ellos).

5.- Una toalla con capucha o tipo albornoz para ponérsela en cuanto salga de la piscina y que no pase frío.

6.- Jabón, muda y una toalla para secarle después de la ducha.

7.- Algo que comer después porque la piscina da mucha, mucha, hambre.